Instructoras

Instructoras

Lilah Troitiño

Soy una fanática de la danza y mi práctica de yoga ha resultado ser la danza de mi espíritu a la divinidad y al universo. Unos días es un ritual de agradecimiento por el simple hecho de ser y de estar, otros, simplemente se convierte en una conexión tangible de mi ser espiritual con esa fuerza suprema que es fuente inagotable de amor y tranquilidad. Cierro los ojos, respiro lento y profundo. Todo empieza a fluir sobre el mat, que parece transformarse en un escenario. El cuerpo se mueve lenta y pausadamente, de forma armónica y en cada postura siento como un torrente de energía recorre mis células, me hace fuerte, me hace encontrar el equilibrio, me hace llegar un poco más lejos. Es como si mi práctica de yoga me permitiera disfrutar con mayor intensidad de los sonidos, los colores, los olores y sensaciones. Me doy cuenta que no solo es una transformación de tipo física sino también mental. Mi mente sabe que la observo, que la admiro, que tengo la posibilidad de reconocer cuando quiere controlar mi estado de ánimo. Ha entendido que solo quiero que sea mi aliada, y todo esto me hace sentir tranquila y en paz. En este camino de aprendizaje del yoga tengo un sendero largo que recorrer y me llena de felicidad poder compartir toda esa buena vibra que produce la práctica del yoga, mi danza cósmica.

Rachel Eidelman – (Seva Nishan Kaur)

“Aportar al despertar espiritual es mi pasión. A través de la vibración y el sonido del Gong conecto contigo desde mi corazón. ¡Sat Nam!”